Internacional

Agoniza el turismo en Egipto

La economía egipcia agoniza y la principal herida es el turismo. El país de las Pirámides y la Esfinge, envuelto en la espiral violenta de la Revolución, ha dejado de ser acogedor para el viajero.

En 2010 catorce millones de extranjeros visitaron el país generando más de 13 mil millones de dólares, hoy el turismo es una auténtica rémora para el sistema, este sector inactivo representa el 20% de las divisas del país, y en la economía informal es más sustancial aún.

“No se trata sólo de lo que supone como Producto Interno, sino que el dinero del turismo va directamente a nuestras manos, no es que el Gobierno lo reciba y lo reparta, viene a ti directamente”, Abdel Mazdar, representante Asociación de Guías y Bazares.

 

El patrimonio histórico artístico egipcio lleva años sin recibir inversiones en mantenimiento y sin generar beneficios, la crisis exterior del Golpe de Estado acentúa esta situación. Los países del hemisferio occidental han cerrado embajadas y desaconsejado viajar a sus ciudadanos, esta mañana solo encontrábamos a esta pareja de turistas  aventureros.

“Es totalmente bello y no hay turistas por aquí, así que tenemos las Pirámides para nosotros solos”, manifestó Terry Won, doctor y viajero.

Los accesos amplios, preparados para miles de visitantes están yermos y silenciosos. Sólo encontramos trabajadores locales, que deambulan aburridos. Situación desesperanzadora en un país con un desempleo galopante del 13%.

Esta tienda de papiros, también está vacía. El problema no es sólo el alquiler y los salarios de los cinco trabajadores, tras estas obras de arte hay otras 12 familias que recogen las plantas y la elaboran, nadie obtiene ganancias.

“Nada, hoy no he vendido nada, ni ayer, ni la semana pasada, esto va a peor y ya llevamos así desde el Revolución del 2011, nadie hace nada para solucionarlo. Antes veníamos al trabajo a hacer dinero, ahora venimos simplemente a dormir”, dijo Mona Mohamed, comerciante.

Sólo en El Cairo, las reservas hoteleras están al 15%, aunque la zona céntrica cercana a Tahrir no llega ni siquiera al  5%, cada vez más egipcios, acosados por la pobreza se preguntan por los beneficios de esta Revolución.

“Esto debería parar, lo único que nos preocupa es mejorar nuestro país, atraer a turistas como antes. Como ves la mayor parte de la gente que hay aquí no se preocupan mucho por la política, solo se preocupan en tener estabilidad, paz y llenar esto de turistas”, aseguró Abdel Mazar, representante.

Y a la sombra de este esplendoroso pasado encontramos un paraje imponente pero desolador, habitado tan solo por dos turistas y decenas de trabajadores que esperan que este interminable proceso revolucionario termine, o que les de algo que llevarse a la boca y al bolsillo.

Fuente: Televisa

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar