Museos y Muestras

ABTE: Donde el artesano ferroviario encarna en el artista visual

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires reabrió puertas al público (luego de 10 años del cierre por la remodelación que lo llevó a una itinerancia contínua) en diciembre del 2010. En los tres años que se sucedieron luego de la reapertura, hubo muestras muy importantes, como la retrospectiva de Pierrick Sorin o la exposición de la colección de fotografías de Rabo Bank, un verdadero inventario de los fotógrafos más relevantes de la escena en las últimas 5 décadas en el país.

Hace 4 meses hubo un cambio de gestión. Laura Buccellato dejó el cargo de dirección que ocupó en su lugar la curadora de impecable trayectoria nacional e internacional Victoria Noorthoorn. La nueva gestión del MAMbA dio inicio a sus actividades públicas el 12 de octubre del 2013 con la apertura de 6 nuevas exposiciones: Argentina lisérgica (un recorte temático de obras de la colección),Contacto (intervención sobre el vestíbulo de entrada con andamios de Luciana Lamothe), Homenaje a Lucio Dorr (artista abstracto recientemente fallecido) El aire tomará esta forma (instalación lumínica de Karina Peisajovich) y Gramática del color (exposición de pinturas de Graciela Hasper). La sexta es la que más nos interesa, y es una muestra que para el Museo de Arte Moderno felizmente presenta una continuidad en vez de una novedad. Se titula ABTE,  Agrupación Boletos tipo Edmondson, 15 años de cultura ferroviaria. La primera muestra de ABTE que vi, fue precisamente en el Museo de Arte Moderno y fue el hecho singular que me llamó la atención sobre los aciertos de esa institución. Se titulabaABTE sede temporaria y estuvo montada en el verano que fue del 2002 al 2003 en uno de los pisos superiores, antes del cierre de la sede San Juan para su remodelación. En ese momento Patricio Larrambebere trabajó en colaboración con Eduardo Molinari y el resultado fue una poderosa instalación multimedia que llamaba a la reflexión sobre los avatares del trabajo ferroviario y de la cultura ferroviaria. La Agrupación Boletos tipo Edmondson, como título, ya en ese entonces quedaba chico a la labor, pero era tan pintoresco que no ha cambiado. ABTE se planteó como una agrupación que llevaría a cabo una traída al presente de la industria y cultura ferroviarias, a través de testimonios materiales y documentales de lo que los trenes fueron. Se inició como un raro coleccionismo de los boletos originales de cartón que utilizaban los pasajeros para el tren, para ampliar luego rápidamente los componentes de su patrimonio y progresivamente acabó por transformarse en un acervo que es la punta de lanza que nos obliga al análisis permanente del avasallamiento del sistema ferroviario argentino. En ese entonces, se había armado la sede temporaria como una casilla revestida con el cartón original en el cuál se imprimían los boletos, y dentro  de la casilla se dispusieron todo tipo de artefactos y testimonios pertenecientes a la operatividad original de los trenes, los boletos, la reproducción de lo que sería una oficina y elcerebro mágico, obra interactiva que llevaba a iluminar pensamientos fundantes de próceres de la Nación. Hoy ABTE ha vuelto con cambios. Ha incrementado su cantidad de colaboradores y su patrimonio. Se han incluido videos que muestran a grupos de trabajo restaurando pacientemente las estaciones en varios pueblos, devolviendo los carteles gastados por la intemperie su colorido original. Este es un trabajo que sólo pueden hacer artistas y restauradores porque los trenes han quedado confinados a ser un pedazo de historia. Si ya en el 2002-3 ABTE señalaba la intención de desbaratar sistemáticamente la red ferroviaria, con el cambio de contexto que va desde el 2002 al 2013, se hace ineludible tener en cuenta los horrores ocurridos en los últimos dos años en particular. ABTE siempre fue el rescate paciente de una belleza que no está más, y que en época de nuestros padres, era un servicio perfectamente operativo, imprescindible en sus funciones, y motivo de orgullo.

abt2

¿Por qué los trenes?

Bueno, Abte (agrupación boletos tipo edmondson) es un proyecto que desde un principio estuvo ligado el ferrocarril: comenzó siendo un archivo de gráfica efímera (boletos de cartón), para ir transformándose en un proyecto con intervenciones en espacios específicos ferroviarios debido al proceso de pérdida y cambio del paisaje cotidiano a partir del concesionamiento, cierre y desguace de la red ferroviaria a partir del menemismo.

¿Cómo es re- visitar el Museo de Arte Moderno con ABTE?

Es una experiencia muy diferente: el grupo de artistas y miembros se ha ampliado exponencialmente, artistas trabajando en colaboración y apropiándose del proyecto, dándole otros puntos de vista y aportes invaluables. La producción de la exhibición y el contenido (tanto en objetos, espacio y conceptos) fue muy grande y meticulosa en un momento particular de cambio de autoridades del museo. Creo que en la historia de ABTE, esta ha sido el punto más alto de producción, (no sé si de visibilidad, pero es algo que estamos tratando de darle pelea como en el 2002).

¿Los videos video fueron planeados para la muestra o eran pre- existentes?

Los videos fueron producidos, compilados y editados por Javier Barrio específicamente para la muestra con material de acciones realizadas en 2012 y 2013, cuando se incorporan a ABTE los artistas Gachi Rosati y Martín Guerrero junto a Alan Semo, Aldo Petrella, Gustavo Giraldes, Pablo Marzilio y Federico Fernández. Es el período de mayor producción y amplitud del proyecto, un excelente momento para darle visibilidad a ABTE, un momento donde el trabajo de diez años de Ezequiel Semo adquiere una materialidad profunda y contundente que se aprecia en cada detalle de la obra, donde el artesano ferroviario encarna en el artista visual.

¿Mostrás todo el patrimonio que tiene hoy ABTE en esta muestra?

No, lo exhibido es una pequeña parte del archivo, Carece de sentido mostrar todo. Pero hay piezas tanto en las vitrinas como en la construcción que nunca hubiéramos pensado que se iban a mostrar de esta manera. Este archivo-colección tiene la flexibilidad de ir cambiando durante la muestra.

abt3

En los videos, por el contrario de la muestra del 2002, 2003, aparece la naturaleza circundante a las estaciones. ¿Es una ampliación buscada o simplemente es ejercer menos control de la imagen, de lo que se muestra? Como que en el 2002-3 tu muestra tenía otra materialidad, más calculada, más reducida, que remitía más a un tiempo encapsulado, traído de décadas atrás.

Primero quiero volver a aclarar que esta muestra no es mía: ABTE es un colectivo de artistas donde varias personas aportan sus puntos de vista, haceres y cualidades desde muchos y diferentes lugares y signos. Con respecto a la aparición del color, creo que al haber salido del conurbano (que significa un cambio radical del paisaje hacia lo rural), la naturaleza se incorpora porque es parte fundante del paisaje ferroviario. Yo creo que el ferrocarril volverá a la Argentina desde el interior, nosotros en Buenos Aires vemos trenes todavía. En el interior, ver pasar un tren, a decir de Javier Barrio y como se ve en los videos, es una experiencia lisérgica.

Tenemos un panorama presente muy complejo en lo que se refiere a lo que queda de los trenes. ¿Para vos se resignifica el trabajo cada vez que hay un episodio de horror a causa de la precarización generalizada del sistema? ¿Están ejerciendo una labor cada vez más crítica?

Empiezo por la pregunta final: esta muestra es crítica de la forma en que se hace arte hoy en este país.  La dinámica que se atisbaba en la anterior muestra del MAMbA en 2002 se ha potenciado con la incorporación de artistas y protagonistas de distintos campos. Quince años de trabajo, de recuperación y práctica del arte contemporáneo están puestos en esta muestra. ABTE está desde hace quince años sosteniendo la importancia del ferrocarril no solamente en lo cultural, sino también como herramienta de cambio del paradigma y la forma de vida que se impuso en la Argentina en las últimas décadas del siglo XX y lo que va del XXI. La expansión de sentido de la obra se ha vuelto crítica a partir del horror cotidiano que padecemos con el tren. No hay una intencionalidad explícita de ser críticos: la realidad cubre y tiñe al proyecto, la misma realidad propone una lectura al espectador muy variada. A veces es celebratoria, otras crítica y política, pero también es un espacio de reunión, un lugar de trabajo, de exhibición, de compartir tiempo con los espectadores, de dar y recibir. Eso es lo que se respira en esta muestra.

abt4

Me divierto pensando que el grupo de trabajadores que hoy rescata la visualidad del mundo de los trenes se parece a algún grupo de trabajadores ferroviarios del ´40 y del´50. De esa gran época de la que me cuenta mi padre. Es diciembre y el sindicato de camioneros amenaza con un paro general si no se les entrega un bono y el gobierno va a negociar, como siempre tendrá que negociar con los sindicatos. Pero voy a ver ABTE y me doy cuenta de que el gobierno realmente no tiene alternativa. El desabastecimiento es una carga grave para pesar sobre cualquier grupo de representantes y la paz depende de que las rutas nacionales sigan plagadas de SCANIAS, a nafta. Mientras transitamos las rutas, y los vemos, sabemos que al llegar a cualquier pueblo de la provincia de Buenos Aires, sin importar cuán jóvenes sean, ni la urgencia que lleva a construir rápido, al menos habrá un edificio con algo de historia y algo de gracia. Aunque no estén la iglesia ni el Banco Nación esquinero, siempre está la estación de tren.

Fuente: MDZ Online

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar